Cuento: El medio pollo

26 09 2010

El Medio Pollo es un cuento tradicional chileno que a mis niños les encantaba cuando eran pequeños. Daniel Muñoz, actor y cuequero, lee un extracto de este cuento:

[Editado: Ipe me cuenta que el medio pollo es más andariego que lo que yo creía, hay versiones andaluzas, chinas y de otras latitudes]

Hay varias versiones, la que yo leía a mis hijos es la presente en el libro Una palomita en mi palomar.

Érase una vez, en los dominios de un rey muy poderoso y ambicioso, vivía un campesino muy pobre que lo único que tenía eran gallinas. Un día una gallina clueca sacó una parvada de pollitos, y entre los pollos nació un pollito deforme que el campesino lo llamó El Medio Pollo. Por ser feo nadie lo quería, incluso su gallina madre no le buscaba ni un gusanito para que comiera. Todas las aves del corral se burlaban de él, por lo que de pequeño el medio pollo tuvo que buscarse su propia comida. Escarbando y buscándose su alimento el pobre Medio Pollo creció, no llegando a ser un pollo entero como el creía. Un día que el se atrevió a comer junto a las demás gallinas el grano que el campesino les tiraba, el hombre al verlo lo corrió amenazante y le gritó: – ¡Si otra vez te veo comiendo la comida de mis gallinas te voy a matar!.. el pobre pollo desde entonces escarbaba lejos de la casa todo el día, para llenar a medias su medio buche. Así, fue, que escarbando bajo un naranjo, encontró una naranja de oro. Cual sería la alegría que el medio pollo salió gritando: ¡Encontré una naranjita de oro!…¡Encontré una naranjita de oro!…¡Soy rico!…¡Soy rico!. Era tanto el alboroto que las demás gallinas fueron corriendo a ver lo encontró el medio pollo. Ahí estaba el medio pollo cuidando su naranjita con sus medias alas. – ¡Oh!…dijo una gallina copetona, no puede ser que este feo haya encontrado lo que nosotras debiéramos haberlo hecho, ya que escarbamos más que tú, flojo. ¡Quitémosla!…cacarearon las castellanas, y entre todas le quitaron la naranja de oro al Medio Pollo. Corriendo fueron a la casa del campesino a decirle que ellas entre todas había encontrado tan hermoso tesoro. Al pobre campesino se le desorbitaron los ojos al ver la naranja, y se dijo: ¡Iré de inmediato a cambiarle al rey la naranjita de oro por muchas cosas!… ¡Seré un hombre respetable y rico!..y en recompensa en un gesto bondadoso le dió una buena porción de maíz a sus gallinas, al medio pollo no o tomó ni en cuenta y ensilló su burro partiendo rumbo al palacio. El Medio Pollo quedó muy triste con lo acontecido con su naranjita de oro, pero, como ya él era un medio pollo adulto, pensó: Ya yo soy un medio gallo, y los gallos son agallados, y se propuso ir al palacio a quitarle al rey su naranjita de oro. Estaba planeando el día en que se iría, cuando escuchó llegar al campesino diciendo que el rey le había quitado la naranja de oro y no le había dado nada a cambio. Que le había dicho el rey que todo lo que estaba en su reino le pertenecía. Así, el Medio Pollo pudo saber dónde realmente se encontraba su naranjita y partió ese mismo día. Se fue el Medio Pollo a buscar lo que le pertenecía, andando y andando por el camino encontró un arriero con una tropa de mulas, que le preguntó: – ¿A donde vas Medio Pollo? – Voy donde el rey a buscar mi naranjita de oro, le respondió el Medio Pollo. ¿Puedo ir contigo?, le preguntó el arriero, porque el rey también me ha quitado todas mis cosechas y no tengo qué darles a mis mulas de comer y están tan flacas que no creo que llegarán al palacio. Entonces, le dijo el Medio Pollo: – Métete en mi potito y tápate con un palito. Así lo hizo el arriero, metiéndose con su tropa en el potito del Medio Pollo y se tapó con un palito. Siguió andando el Medio Pollo, al pasar por un bosque encontró a un león que bostezaba de hambre. ¿A dónde vas Medio Pollo? Le preguntó el león, voy al palacio del rey a buscar mi naranjita de oro, le respondió el Medio Pollo. – ¿Puedo ir contigo?, porque el rey se ha llevado todos los animales del bosque y yo no tengo qué comer, le dijo el león. Entonces, le contestó el Medio Pollo: – Métete en mi potito y tápate con un palito. El león se metió en el potito del Medio Pollo y se tapó con un palito. Y el Medio Pollo siguió su camino. Llegó a orillas de un río. El río al ver al Medio Pollo le preguntó: – ¿A dónde vas Medio Pollo?. – Voy al palacio del rey a buscar mi naranjita de oro, le contestó el Medio Pollo. – ¿Puedo ir contigo?, le preguntó el río, porque el rey me ha quitado todos mis peces y no tengo con quién jugar. Entonces, le contestó el Medio Pollo: – Métete en mi potito y tápate con un palito. El río se metió en el potito del Medio Pollo y se tapó con un palito. El Medio Pollo llegó de tanto andar, por fín a las puertas del palacio. ¿A que vienes, Medio Pollo al palacio?…le preguntaron los guardias …Vengo a hablar con el rey, para que me entregue mi naranjita de oro, respondió altanero el Medio Pollo. Los guardias fueron a decirle al rey lo que el Medio Pollo quería. El rey para burlarse del imprudente, le ordenó a los guardias que lo encerraran en el granero y que le dijieran que si era capaz de comerse todo el granero le devolvería su naranjita de oro. Encerraron los guardias al medio pollo en el granero. A media noche el Medio Pollo soltó de su potito al arriero y le dijo: Carga todas tus mula y llévate todo lo de este granero. Así el arriero cuando amaneció ya está muy lejos y el granero quedó vacío. Temprano el Medio Pollo gritaba en el granero: – ¡Traigan mi naranjita de oro!. Los guardias fueron a ver al granero y corrieron a decirle al rey que el Medio Pollo se había comido todo el grano del granero y que reclamaba su naranja de oro. El rey, entonces, ordenó que lo encerraran ese otra noche en el corral donde encerraba sus animales. Los animales, dijo el rey, lo pisarán con sus patas y morirá y yo no tendré que devolver este tesoro que me pertenece. Así, los guardias cumplieron la orden del rey dejando esa noche al Medio Pollo encerrado con los animales. A media noche el Medio Pollo sacó de su potito al león y le dijo: – Aliméntate bien y llévate estos animales al bosque para que no te falte la comida. Al amanecer, el corral, ya estaba vacío, sólo el Medio Pollo gritaba: – ¡Quiero mi naranjita de oro!. Al escuchar los gritos fueron a ver al corral lo que había sucedido, y corrieron donde el rey a decirle que el Medio Pollo seguía con vida y que no había ningún animal en el corral. El rey se puso furioso con sus guardias. Por culpa de ellos, él se había quedado sin granos y sin animales y tendría que alimentarse sólo de peces. Y les ordenó que juntaran leña y en una gran fogata quemaran al intruso llegado al palacio. Los guardias cumplieron la orden y prendieron fuego al Medio Pollo después de amarrarlo sobre un montón de leña. El Medio Pollo, entonces soltó de su potito al río y le dijo suelta tus aguas para que apagen el fuego y borren de la tierra a reyes tan malvados como el que le había quitado su preciada naranjita de oro. Así, el río salió del potito del medio pollo con tal fuerza que sus aguas apagaron el fuego y arrastraron todas las pertenencias del rey. El Medio Pollo encontró su naranjita de oro y el río recuperó sus peces. El Medio Pollo pasó por un zapatito roto para que mi abuelita Gladys me cuente otro.

Gerardo Esteban Egaña Sarmiento.. 9 años. Estudiante, 4º básico. Coyanco – Ninhue.

About these ads

Acciones

Information

9 responses

26 09 2010
Carmen Ibarlucea

Querida Andrea, siento desilusionarte… pero el origen del medio pollo, que tiene tantas versiones como gentes, animales y objetos caben en su potito, es del sur de Europa y obviamente se cuenta en toda sudamerica. Acá en Andalucia lo cuentan como cuento tradicional andaluz y hay tantas versiones como localidades, según la localidad se lo disputan dos vecinas, dos hermanas o dos granjeros, y por eso a un pollo entero lo parten a la mitad, una mitad va a la cazuela y la otra vuelve al corral… y se encuentra una moneda de oro, o varias monedas, y se las da a un hombre que lo engaña cuando va a comprarse un traje … son los milagros de la tradición oral.
También Jodorwsky hace una versión del medio pollo, más mística (según se mire) para explicar que somos seres incompletos y es nuestro vacío interior el que nos lleva a tener una ambición desmedida o a consumir sin control.

A mi me paso hace poco (un par de años) que un caballero extremeño me contó un cuento tradicional de esta zona… que era una versión de un cuento de China que yo cuento mucho… jajajaja.

Y hace aún menos, tuvimos una pequeña discusión con mi consuegra, pues ella me decia que el cuento de Garbacito es de origen catalán (Patufet) y que los castellanos lo habían copiado. Aunque hay estudiosos del folklore que hablan de un origen turco de la historia, lo que nos dejó en un empate ;-D

Afortunadamente las personas viajan y aunque la convivencia es dificil, los cuentos son fáciles de compartir.

Cariños inmensos

PS: ¿qué es un cuequero?

26 09 2010
educandoencasa

Ipe estoy desolada….jajajajaja. No me extraña que tenga raíz andaluza, hay tanta tradición andaluza por estas tierras. Es bonito ver como los cuentos son viajeros.

26 09 2010
Carmen Ibarlucea

Ya le pregunte a google… jejeje. Gracias por ampliar mi universo.

Más cariños,

26 09 2010
educandoencasa

Te dejo una entrevista a un cuequero por excelencia. Don Nano Nuñez

http://solgarcia.wordpress.com/2008/05/14/entrevista-a-nano-nunez-cuequero/

26 09 2010
Carmen Ibarlucea

Impresionante el caballero, un verdadero libro de historia. Voy a compartirla en familia ¡Un millón de gracias!

7 12 2010
anonimo

me encanta este cuento es muy chistoso sobre todo por q puede comer
lo que sea esoe pollito es simpatico

bye bye saludos a todos

17 02 2011
Juan

Una versión más de la historia de Medio Pollo en http://www.youtube.com/watch?v=529JAckBiE0
Saludos!

10 03 2011
andrea

hola weee

10 03 2011
la morochaa

deja de joder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 150 seguidores

%d personas les gusta esto: