Dolor de Escuela

7 03 2010

Daniel Braislovsky, en el último capítulo del libro Dolor de escuela (Revoluciones silenciosas: El jardín de infantes y el homeschooling como tentativas de reinvención de lo escolar) hace un análisis de la educación libre desde el desafío que este lanza a la escuela. Si bien levanta algunas pistas de interés no las explora con suficiente profundidad. Su tesis es que el “homeschooling” (no castellaniza el término) desafía los lugares de la escolaridad, sin embargo no explora este punto más allá de lo que se ha instalado como sentido común en el campo.

El autor ofrece una categoriación de la diversificación del movimiento de educación libre en cuatro tendencias: radicalizado, cooperativo, complementado y participativo. Si bien estás categorías abren el apetito de quienes desean investigar el tema, su semantización es pobre y a veces caricaturesca.

Al pie de la motivación de los padres por desescolarizar a sus hijos, según el autor, está la motivación por la autosegregación y autoexclusión parental en base a intereses religiosos, raciales y de clase: Es bien sabido que las familias que desescolarizan tienden a ser biparentales, con un nivel de escolaridad por sobre la media y, en el caso de USA, predominantemente blancas.

Creo que esto ya se ha dicho bastante. El mismo Braislovsky se da cuenta que es necesario dar un paso más allá e indagar las prácticas, construcción de subjetividades y el modo en que esta forma de educación se instala en tanto tentativa de reinvención de lo escolar. Es preciso indica, indagar como el “homeschooling increpa al propio sistema de lugares de la escolaridad“.

Honestamente, esperaba más. El título del capitulo me abrió el apetito y solamente me encontré con el aperitivo sin llegar al plato principal. Pero tal vez esto no es responsabilidad de Braislovsky sino del estado de la cuestión y la falta de investigación en el area.

Me despido con lo que considero lo mejor del capítulo; su párrafo final, el cual abre la puerta para dimensionar la urgente necesidad de estudiar este movimiento:

Cualquier modo de habitar la escuela, cualquier iniciativa de construir espacios de escolaridad, debe ser entendida, en estos tiempos de reconsideración para las convicciones acerca de la razón de ser y el modo de ser de la escuela, como tentativas, oportunidades y posibles espacios de resurgimiento del “hogar” de la educación sistemática. Podría decirse que, como actitud epistemológica, es casi una obligación moral. Y aunque parezca evidente que a la escuela moderna, tal como la hemos conocido, le queda – midiendo tiempos históricos – relativamente poca existencia, no lo es menos que en su reemplazo deberá surgir una alternativa. Y es razonablemente creer que está no tendrá su origen en iniciativas gubernamentales, leyes, decretos, proyectos o ingenierías tecnológicas, sino en prácticas y discursos próximos y cotidianos a cuyo extrañamiento deberemos dedicarnos.”


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: