La metáfora del piloto de avión: Evaluar no es calificar.

15 07 2010

Esta metáfora se la escuché muchas veces a un amigo que se llama Gustavo Hawes. No sé si es de él o no, pero es genial:

Un estudiante de pilotaje de aviones va a rendir su examen para obtener la licencia oficial de pilotos. El examen consiste en algo simple: primero debe despegar, segundo mantener el avión en el aire y tercero aterrizar. Para obtener su calificación la comisión evaluadora asignará un puntaje en escala chilena – es decir de 1 a 7 – a cada una de las tres etapas y luego dividirá el resultado en tres por considerar que cada etapa es igualmente importante en el desempeño de un piloto de aviones. Se considerará aprobado con nota superior a 4,0.

El estudiante despega sin problemas. La comisión califica el despegue con un 7.0. En la segunda etapa no sólo mantiene el avión en el aire sino que realiza tres increíbles piruetas. La comisión le agrega otro 7.o. Finalmente, y al momento de aterrizar, el estudiante pierde el control de la máquina y se estrella contra la pista de aterrizaje, escapando con suerte del avión. Tras verificar que salió ileso, la comisión califica el aterrizaje con la nota mínima: 1.0.

La comisión se reúne a deliberar.  ¿Deben entregarle la licencia para pilotar aviones?

En Chile estamos terminando el primer semestre. Muchos estudiantes llevan sus libretas de notas a la casa, con informes de su rendimiento y las correspondientes calificaciones. Algunos recibirán premios, otros se quedarán castigados, a otros les dirán que pueden rendir más. Los papás y mamás comentarán con otras familias las calificaciones de sus hijos. Muchos de ellos confundiendo la calificación con la evaluación de los aprendizajes de sus hijos.

Tal vez es momento de preguntarse: Con independencia de las calificaciones que trajo a la casa. ¿Qué aprendió tu hija este semestre?


Acciones

Information

9 responses

15 07 2010
Zinnia

Jajaja Buena Metáfora. Creo que eso es lo que nos pasa todos los días no sólo con los chicos del cole sino también con los universitarios y en cosas tan complicadas como la medicina, hay muchos “médicos” con su cartón debajo del brazo pero que no aprendieron ni la mitad de lo que deberían, y así se cargan a sus pacientes. Y así con un sinnúmero de “profesionales” de cartón irresponsables que no saben nada de nada y ejercen cargos en salud, educación (ay! con los licenciados, con tu permiso, por supuesto que no son todos), jurídicos y públicos que es de lo peor, encontrarse con un funcionario que no tiene ni dos dedos de frente.

Una de las cosas con las que asaltábamos a Iryna (en épocas todos los días) era preguntarle ¿qué aprendiste hoy? y la mayoría de veces la respuesta era NADA. Las notas lo que mostraban era si había entregado o no las tareas, si tenía el cuaderno al día, si había corregido la evaluación, pero en cuanto había aprendido…… nanai!

15 07 2010
educandoencasa

Claro, eso es lo que se llama educación por competencias. Es decir, el profesional requiere de recursos variados para desempeñarse reflexivamente en determinados contextos (que varían). No puedes fragmentar los aprendizajes al punto que nunca evalúes la totalidad.

Cómo padres no debemos confundir las calificaciones con la evaluación del aprendizaje

18 07 2010
Carmen Ibarlucea

Anoche vimos “El bueno de Will Hunting” y me acorde de esto en uno de los diálogos de la película. No se si la han visto, de modo que no contaré nada.

Pero les recomiendo la pelicula, en nuestra casa es de esas a las que volvemos una y otra vez sin cansarnos… dejando pasar un año entre visionado y visionado… jejeje

18 07 2010
educandoencasa

No conozco la peli pero la buscaremos.

2 09 2011
Todo para los estudiantes, pero sin los estudiantes « cronicasovinas

[…] En segundo lugar resulta penoso que Marinovic resalte que ciertos universitarios no son alumnos de excelencia. La excelencia se mide con calificaciones y estas pueden ser un método falaz para saber qué tanto conoce una persona en relación a lo que estudia: existen formas de copiar durante las pruebas presenciales, los ensayos se pueden comprar, durante una evaluación el estudiante puede estar pasando por un mal momento y un largo etcétera de variantes que influirán en esos numeritos que a la gente tanto le gusta recalcar (Andrea Pretch ofrece una interesante reflexión sobre este tema). […]

19 04 2012
Todo para los estudiantes, pero sin los estudiantes | Crónicas Ovinas

[…] En segundo lugar resulta penoso que Marinovic resalte que ciertos universitarios no son alumnos de excelencia. La excelencia se mide con calificaciones y estas pueden ser un método falaz para saber qué tanto conoce una persona en relación a lo que estudia: existen formas de copiar durante las pruebas presenciales, los ensayos se pueden comprar, durante una evaluación el estudiante puede estar pasando por un mal momento y un largo etcétera de variantes que influirán en esos numeritos que a la gente tanto le gusta recalcar (Andrea Pretch ofrece una interesante reflexión sobre este tema). […]

7 08 2012
Todo para los estudiantes, pero sin los estudiantes « Crónicas Ovinas

[…] que influirán en esos numeritos que a la gente tanto le gusta recalcar (Andrea Pretch ofrece una interesante reflexión sobre este […]

29 08 2012
Todo para los estudiantes, pero sin los estudiantes | OvejitaDescarriada

[…] En segundo lugar resulta penoso que Marinovic resalte que ciertos universitarios no son alumnos de excelencia. La excelencia se mide con calificaciones y estas pueden ser un método falaz para saber qué tanto conoce una persona en relación a lo que estudia: existen formas de copiar durante las pruebas presenciales, los ensayos se pueden comprar, durante una evaluación el estudiante puede estar pasando por un mal momento y un largo etcétera de variantes que influirán en esos numeritos que a la gente tanto le gusta recalcar (Andrea Pretch ofrece una interesante reflexión sobre este tema). […]

15 04 2013
Todo para los estudiantes, pero sin los estudiantes | Ediciones Oveja Negra

[…] En segundo lugar resulta penoso que Marinovic resalte que ciertos universitarios no son alumnos de excelencia. La excelencia se mide con calificaciones y estas pueden ser un método falaz para saber qué tanto conoce una persona en relación a lo que estudia: existen formas de copiar durante las pruebas presenciales, los ensayos se pueden comprar, durante una evaluación el estudiante puede estar pasando por un mal momento y un largo etcétera de variantes que influirán en esos numeritos que a la gente tanto le gusta recalcar (Andrea Pretch ofrece una interesante reflexión sobre este tema). […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: