CONTRA LA NATURALIZACIÓN DE LO SOCIAL

29 05 2011

Debo confesarles algo:

Hay un concepto que se utiliza mucho en el lenguaje de quienes educan en la casa, digamos que está a la base de su visión de mundo y que, a mi en lo personal, me violenta profundamente. Es el adjetivo de “natural”.

Parece ser que para validar las opciones que van contracorriente debiéramos adjetivarlas como “naturales”, siendo lo natural de una bondad innata e incuestionable.

Podríamos hacer un análisis rápido del discurso de quienes educan en la casa y rápidamente emergería el binomio natural/contra-natural; el cual tiene su correlato en el binomio bueno/malo y el de normal/anormal. Esto no es de extrañar si pensamos en la enorme influencia que el pensamiento de Rousseau tiene sobre las familias que educamos en la casa. Encontramos así a la “madre natural” (todavía no encuentro padres naturales), la “crianza natural” y el “aprendizaje natural”.

Lo triste de este proceso de naturalización de la maternidad, la infancia, la crianza y el aprendizaje es que rápidamente excluye cualquier otro relato diferente, cualquier otro camino posible y se cierra a cualquier discusión.

¿Por qué? Pues lo natural esconde la construcción social de los procesos anteriormente mencionados, excluye las contradicciones de dichos constructos, “normaliza” con tanta violencia como el sistema que se critica pues todo aquel que opta por construir su subjetividad desde otra arista será anormal, malo, porque va contranatura.

¿Qué pasaría si los “naturales” se tomaran el poder? ¿Permitirían la existencia de prácticas “no naturales”? Es decir, se corre el riesgo de ser tan fascistas como él que más. Se termina afirmando lo que criticamos. A mi juicio es algo horrible.

¿Significa, entonces, que estoy en contra del amamantamiento, de la crianza con apego materno, del aprendizaje autodirigido, de la desescolarización? No. Significa que para mi esas categorías no se apoyan en una “ley natural” indiscutible, sino que son fruto de un desarrollo social, histórico y político, deudores de ciertas lógicas e ideologías muy humanas y nada de naturales.

Soy mamá, opté por tener hijos y criarlos de una determinada manera. Pude haberlo hecho diferente y dudo que la cosa hubiese sido antinatural, mala o anormal.

Los dejo con una cita de Norbert Lechner:

A la naturalización de la realidad social se opone el deseo de las personas de ser sujeto. Ser sujeto implica, por un lado, adquirir la capacidad de moldear las condiciones de vida. Cuanto más avanza el proceso de individualización, más chilenos buscan decidir en libertad quiénes quieren ser y qué quieren hacer. Dicha autodeterminación de “sí mismo” no es un acto aislado. La autonomía del individuo depende del rango de opciones y de los recursos que ponga a su disposición la sociedad. La subjetivación individual y la subjetivación social van de la mano. Pues bien, la sociedad amplía la libertad individual y colectiva cuando se enfrenta a la naturalización de los diversos “sistemas” y reivindica el poder de regular su funcionamiento.
La naturalización es una expropiación. Sustrayendo la “lógica del sistema” a la discusión, ella tiende a excluir la subjetividad social. Por otro lado, empero, los individuos no llegan a “ser sujetos” sin incorporar la experiencia subjetiva, sus temores y esperanzas, a la convivencia social. Cuánto nos cuesta, sin embargo, conversar las emociones y los afectos.
Norbert Lechner
Contribuciones al IDH 2000


Acciones

Information

9 responses

29 05 2011
Marvan

Completamente de acuerdo. No escribiré mucho, sino pongo a escribir la biblia. Me ha gustado mucho esta reflexión!

29 05 2011
educandoencasa

Jejeje Gracias

29 05 2011
aprendiendoaser

Interesante tu reflexión. Creo que en nombre de lo natural se ha usado y trapeado. Creo también que se confunde “natural” con arcaico, anti progreso, anti tecnología, etc. Yo por mi parte, estoy a favor de las opciones informadas sean cuales sean.

29 05 2011
educandoencasa

Es muy cierto, una forma de mantener el statu quo es apelar a lo natural. Hoy lo natural vende. El tema es que pocas cosas son naturales ¡Hay sociedades que incluso no hubo infancia ni adolescencia! Dos realidades que nos parecen tan obvias hoy.

29 05 2011
aprendiendoaser

Sabes que creo que la palabra natural vende mucho, sin embargo los productos “brutos” venden poco. Más bien, es más pegarse el slogan, para vender que hacer un esfuerzo real por el tema. Pasando a la Educación en casa, mi experiencia ha sido francamente lo contrario. Familias que a mi gusto se les pasa la mano con la sobre saturación de temas, el control de los horarios, el volumen de aprendizaje, etc.. creo que más que nada es como una coraza para no ser catalogados de “naturales” hippies, locos fanáticos religiosos, etc. —Mira mi hijo es normal, sabe todas las materias de 2do grado… guau…Lee , escribe y no cuenta con los dedos..
Que conste que yo soy bien “natural” para mis cosas, desde la comida, parto respetado, lactancia extendida, etc,. Que es mi opción porque nos calza como familia, haya aquellos que les calce comer chatarra y criar a control remoto..Salud por ellos!

29 05 2011
Victoria

Completamente de acuerdo. Un amigo siempre se ríe de cuando las personas amparan sus conductas o productos (hierbas, por ejemplo) en la naturalidad: “el arsénico también es natural y es un veneno”, suele decir. Yo tenía la tendencia a avalar todo aquello que fuera “natural”, hasta que fui entendiendo lo que has señalado en la entrada.

Saludos.

30 05 2011
Daniela

Coincido plenamente, me encanta este cuento de Eduardo Galeano para hablar de las naturalizaciones, te lo dejo:

“Sixto Martínez cumplió el servicio militar en un cuartel de Sevilla. En medio del patio de ese cuartel, había un banquito. Junto al banquito, un soldado hacía guardia. Nadie sabía por qué se hacía la guardia del banquito. La guardia se hacía porque se hacía, noche y día, todas las noches, todos los días, y de generación en generación los oficiales transmitían la orden y los soldados la obedecían. Nadie nunca dudó, nadie nunca preguntó. Si así se hacía, y siempre se había hecho, por algo sería. Y así siguió siendo hasta que alguien, no sé qué general o coronel, quiso conocer la orden original. Hubo que revolver a fondo los archivos. Y después de mucho hurgar, se supo. Hacía treinta y un años, dos meses y cuatro días, un oficial había mandado montar guardia junto al banquito, que estaba recién pintado, para que a nadie se le ocurriera sentarse sobre la pintura fresca” (de El libro de los abrazos).

30 05 2011
educandoencasa

¡Precioso!

9 06 2011
mmabet

educandoenlacasa.wordpress.com is amazing, bookmarked!

mma betting

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: