A partir de Lucy in the sky with diamonds: una excusa para educar.

28 01 2012

Mi fracaso como pianista 😉 me ha llevado a pensar como trabajar lúdicamente algún trozo de Los Beatles:

Pensé en Lucy in the sky with diamonds y los otros videos relacionados al LP del Sargent Pepper. Se me ocurre que sería lindo trabajar una unidad referida al circo

Algunas ideas asociadas, sin orden alguno (Tome ud lo que le sirva):

1. Ver el video de Lucy, aprender la canción en teclado

2. Redactar una historia sobre Lucy expresando emociones desde la perspectiva del personaje

4.Realizar un collage con estilo pop art

3. Crear a Lucy como muñeca de papel, utilizando géneros y mostacillas de colores.

5. Ir al circo.

6. Crear un lapbook con obras de arte con el tema del circo (Lautrec, Picasso, Chagall, Seurat, Degas, etc)

7. Conocer otras expresiones circenses como El circo chino o Le Cirque Du Solei y su homenaje a los Beatles (Dimensión intertextual ¿no?)

8. Aprender marabarismo y crear las pelotas para ello.

9. Crear una rutina de clown y presentarla a la familia y amigos

10. Crear un cartel publicitario promoviendo  la presentación de clown.

11. Realizar una encuesta sobre la tenencia de animales en los circos, graficar los datos, analizarlos y emitir una opinión personal al respecto.

12. Armar una maqueta de una carpa de circo utilizando para ello nociones de geometría del espacio y los cuerpos.

13. Ver la película de Chaplin: El circo (1928)

14. Leer a Dr Seuss (1956) Si yo dirigiera el circo.

15. Investigar la historia del circo

16. Adornar el propio dormitorio con los personajes del circo.

17. Aprender un truco de magia con cartas

18. Disfrazarse de personajes circences utilizando material de desecho.





El maestro de piano

28 01 2012

Hoy le he pedido a mi hijo que me enseñe a tocar el piano “sin retarme”. El muchaho es un poco impaciente con su madre. El pobre prometió hacer lo mejor posible, aunque me dí cuenta que le exaspero un tanto como alumna. Al parecer no soy muy buena siguiendo instrucciones.

Intentó que yo aprendiera la primera frase de “and I love you” (The Beatles), uds saben:

I give her all my love, that’s all I do“.

A los 10 minutos  se declaró incompetente (por no declararme a mi una inútil). Según mi pequeño maestro yo aporreo el teclado de la misma manera que maltrato mi notebook: pegándole a cada tecla como si fuera mi antigua máquina de escribir Olimpia.

¿Les he contado que cuando yo era una escolar mi profesor de música me prohibió entrar al coro? Parece ser que hay cosas que no cambian, una de ellos mi (in)aptitud musical.





La escuela en casa: homeschooling.

28 01 2012

Silvina GivritzHe comprado el libro “La educación ayer, hoy y mañana” de Silvina Gvritz & Victoria Abregú. Una amiga a quien se lo presté me ha dicho que leer el libro es escucharme hablar. Me alegro de saber que no “hablo” leseras. Es un gran piropo pues Gvirtz es genial, aunque igual tengo algunas distancias conceptuales con la autora.  Aún así, he sentido algo de decepción al leerlo pues tenía en la cabeza la idea para escribir un libro, lo rumié todo el año y ¡Alá! ya estaba escrito. Jejeje, bueno así es la vida. 

En el capítulo destinado a la historia de la pedagogía hay un apartado dedicado a la educación casera, lo copio pues sé que les interesa:

La escuela en casa: homeschooling.

En los últimos años diversas propuestas surgieron para buscar opciones que respondieran a los intereses de algunas familias que no estaban conformes con la educación que las escuelas tradicionales les brindaban a sus hijos. Muchos padres, por propia convicción política, religiosa o cultural, cuestionan el monopolio histórico-gubernamental de una educación pública, estructurada dentro de un sistema, con edificios-escuelas, aulas, patios, bandera, horarios, maestros, alumnos, reglamentos… Pero, además de estas objeciones, lo que se cuestiona es el contenido de la educación, dado que estos padres sienten que las escuelas son incapaces de ofrecer lo que ellos desean para el crecimiento de sus hijos. ¡Toda la estructura y la organización de la escuela moderna parece estar en riesgo! 

Hasta aquí por hoy, más rato subiere otro pedacito de esta referencia al movimiento.





Extractos de “La escuela de Yasnaia Poliana”

22 01 2012

Los niños se escapan de la escuela o de la cimarra rusa

A veces, cuando las clases son interesantes y se multiplican (acontece que duran hasta siete largas horas por día), cuando los niños están cansados o en víspera de fiesta, a la sazón que las estufas se calientan en la casa para el baño, a un tiempo, sin decir una palabra, a la segunda o tercera clase que sigue a la comida, dos o tres escolares se precipitan a la sala y toman vivamente sus sombreros.(…)

¡Los niños van a casa!. Y oís golpear los piececitos en los escalones; y los escolares, bajando a brincos, retozando como gatos, cayendo sobre la nieve, se adelantan a la carrera uno a otro y se lanzan gritando hacia casa.
Estas escenas se reproducen una o dos veces por semana. Es humillante y penoso para el maestro, quien lo tolera sólo porque ello da una significación más grande a las cinco, seis y hasta siete lecciones, libre, voluntariamente escuchadas cada día por los alumnos. Sólo así se puede estar seguro, cuando estas escenas se repiten, que la enseñanza, por insuficiente, por exclusiva que se la suponga, no es ni mala ni ineficaz. Si la alternativa se expusiera en estos términos: ¿qué vale más, que no ocurra ninguna de estas escenas durante el año entero, o que se repitan por mitad con las lecciones?, escogeríamos este último término. Por mi parte, en la escuela de Yásnaia Poliana, estoy satisfecho de haberlas visto reproducirse muchas veces en un mes. A pesar de la libertad dada a los niños para que se vayan cuando les parezca bien, la autoridad del maestro es tan grande, sin embargo, que en estos últimos tiempos he temido mucho que la disciplina de las clases, el empleo del tiempo, las notas, aunque sean carga tan ligera, acabasen por coartar su libertad, por sujetarles completamente a la red tramada contra ellos por nuestra astucia para cercenarles la facultad de la elección y de la protesta. Si de buena voluntad han continuado estudiando, no obstante la libertad que se les dejaba, no creo que se deba atribuir el mérito a las solas virtudes de la escuela de Yásnaia Poliana; creo que se obtendría el mismo resultado en la mayor parte de las escuelas, y que el deseo de aprender es bastante fuerte en los niños para motivar el soportarlos en condiciones tan enojosas, el perdonarles tales defectos. Es bueno, es necesario dejarles la facultad de semejantes escapatorias, siquiera sea para prevenir faltas mayores, más graves abusos.





Como burra, cada una trabaja como puede.

21 01 2012

He trabajado como una burra estos últimos meses. Es cierto que cada una trabaja como puede, pero realmente la carga de trabajo ha sido intensa e interesantísima. Un congreso, un seminario internacional, una asesoría técnica a una gran universidad en ValparaisoImagen, mi docencia, mis tesistas, el procesos de admisión de estudiantes nuevos sumado a la “pega” cotidiana. Entre medio, viajes casi semanales a Santiago desde que llegó mi hermana con mi sobrino, cuando ello acabó hubo una par de findes que debí asistir a la U.

Entre medio, he podido leer mucho. cosas muy entretenidas que pretendo -algún día – ir comentando. 

No debería sorprenderme de estar muy, muy cansada y muy desaparecida de la blogofera.

Mi trabajo me encanta, aun así debo cuidarme un poco ¿no?





¿Porqué leer?

17 01 2012

“Siempre he tenido un problema con la autoridad. Aún ahora, nada me indigna más que eso que se llama argumentos de autoridad, que consisten como es sabido en invocar una supuesta autoridad para acallar las preguntas. Se oponen al razonamiento, al maravilloso razonamiento, maravilloso porque se basa en la confianza. Los argumentos de autoridad se basan en el desprecio. Mi desconfianza en la autoridad tenía por contrapeso a la casi mágica confianza en lo escrito. Una frase, según el bárbaro en miniatura que era yo, sería una llave” (¿Porqué leer?, Charles Dantzig).





Puntajes PSU

16 01 2012

Educación 2020

A veces tenemos la tentación de matar al mensajero. Es una reacción visceral ante las malas noticias que no soluciona un problema de fondo. Es el caso de la Prueba de Selección Universitaria (PSU) en Chile.

Nuestro país, cada vez más sensible a la desigualdad, se ha abierto a la comprensión de los efectos reproductores de las diferencias de clase que trae nuestro discriminador sistema educativo. El tema es que los dardos apuntan a la PSU cuando está sólo es la foto que permite visualizar el drama tras nuestro sistema educativo actual. No en vano la argentina Guillermina Tiramonti nos describe así “Países como Chile que tiene una sociedad con jerarquías muy cristalizadas y con un sistema educativo que reproduce como un espejo estas jerarquías” ¿Los resultados de la PSU? Pues es tan sólo uno de los espejos que nos mostramos como sociedad.

 








A %d blogueros les gusta esto: