Recomiendo leer: LA CUESTIÓN DEL FIN DE LA RAZÓN DE ESTADO EN LA HISTORIA DE LA ESCOLARIZACIÓN

19 04 2012

Tan sólo una cita de las primeras páginas:

Los educadores de las escuelas, por su lado, no encuentran a un niño susceptible de ser
“alumnizado” como el de antaño, o al menos no del mismo modo que aquél, y deben reconstruir una
autoridad que ya no les confiere automáticamente el lugar que ocupan en la escuela. Ser maestro en el
siglo XXI demanda construir la legitimidad cotidianamente, pues ésta ya no es un a priori del discurso
pedagógico ni un mandato indeleble sino una mera operación diaria de relegitimación.
Las familias, que hasta hace algún tiempo aceptaban un modelo de alianza con la escuela de tipo
“civilizatorio” (Narodowski, 1994), donde los conflictos de tipo cultural que pudieran aparecer se resolvían
siempre a favor de la cultura escolar, se vuelven activas demandantes por el respeto de sus propios
valores, y reclaman un lugar para lo singular de sus propias necesidades.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: