Excelencia académica.

11 08 2012

Durante el tiempo que mi hijo se desescolarizó ganamos muchas cosas. La más importante, a mi juicio, fue el autoconocimiento y su autovaloración. Además, recuperó la condición de aprendiz, diferente de la de alumno.

El chiquillo, y no es por que sea su madre, destaca en casi todas las áreas.

¿Va a entrenar un deporte? El entrenador lo quiere para la selección

¿Estudia música? Lo quieren para concertista.

¿Aprende ciencia? Me sugieren dedicarlo al tema.

¿Matemáticas? Destacadísimo.

¿Filosofía? “Seco” como dicen los jóvenes chilenos.

Ha sido opción de nosotros como padres, el que explore sus capacidades e intereses, pero sin agobiarlo. Queremos que aproveche su potencial, queremos estimularlo pues es claramente talentoso. Sin embargo, no es nuestra opción sacrificarlo en el altar de la excelencia deportiva, musical ni académica, aunque seamos académicos y aunque claramente este chiquillo tiene futuro en esas áreas.

No queremos que pierda su potencial.

La idea nuestra es poner un ambiente que sea estimulante y “nutritivo”. Sin embargo, siempre hemos tenido claro que no queremos una suerte de monito entrenado para destacar.

Ahora que volvió a la escuela han pasado varias cosas en este sentido:

La primera es que tiene excelentes calificaciones. Lo cual no es una sorpresa y me importa un rábano. Siempre me ha preocupado que aprenda más que el juicio de otros sobre su aprendizajes y ¿qué son las calificaciones más que el juicio de un tercero sobre el aprendiz?

La segunda es que se adaptó sin problemas y tiene cuatro muy buenos amigos en su curso. Tiene los conflictos propios de la escolarización pero los resuelve en buen pie.

Todo ello es por que en los dos años que estuvo “afuera” aprendió a conocer su potencial y creer en si mismo.

Ahora, tras cinco meses en el colegio, ha decidido volver a explorar cosas de su tiempo de educación casera. Ha vuelto a entrenar Takwondo (para mi sufrimiento eterno) y nos ha pedido clases de piano (él es autodidacta en el tema).

Hoy partió feliz, a una hora indecente de la mañana, a su primer campeonato de Taekwondo del año. Su entrenador estaba muy contento que volviera y lo metió al tiro en un combate. ¡Que Dios le proteja sus huesos!


Acciones

Information

2 responses

14 08 2012
Maria Jose

Hola, te escribo porque estoy en una situación muy complicada con mi hijo Sebastián de 14 años. Hace años que no quiere ir al colegio y después de las vacaciones de invierno colapsó emocionalmente y está en casa. necesito consejos de cómo abordar esta situación y que el quedarse en casa sea una opción académica. Saludos.

14 08 2012
educandoencasa

Te conteste por mail

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: