Parabienes al revés

11 08 2012

Una carreta enflorá
se detiene en la capilla;
el cura salió a la entrá
diciendo “¡qué maravilla!”

A las once del reloj
entran los novios del brazo;
se les llenaron de arroz
el sombrero y los zapatos.

Cuando estaban de rodillas
en el oído el sacristán
le tocó la campanilla
al novio, talán, talán.

El cura le dijo adiós
a la familia completa;
después que un perro ladró
él mismo cerró la puerta.

En la carreta enflorá
ya se marcha la familia;
al doblar una quebrá
se perdió la comitiva.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: