El club de cine; una experiencia homeschool.

30 12 2011

David Gilmour

David Gilmour, no él David Gilmour sino un critico de cine canadiense, se hastió de ver a su hijo quinceañero sumirse en la abulia. Se dio cuenta que el colegio le estaba enfermando de tanta frustración que le causaba. Así es que lo desescolarizo con una condicion: ver tres películas de cine a la semana. El libro narra la experiencia.

Desde hace más de un año que deseaba leer el libro. Tal vez si no hubiese tenido tan altas expectativas respecto del texto, este me habría gustado muchísimo más. Debo confesar que me decepcionó su poco.

El libro es interesante, el relato es anecdótico y – personalmente- gusté de ver en las reflexiones del padre las mismas aprensiones de muchos padres y madres que desescolarizamos tardíamente.

Otra cosa de interés es la selección de películas y  lo que generó en ambos. En todo caso, no es un libro sobre educación tampoco sobre cine. Es el relato intimo de una experiencia que duró tres años. Me hace añorar que no tendré niños desescolarizados el próximo año y eso me da una pena enorme. Leí el libro con nostalgia aunque su situación en nada se parece a la de nuestra familia.

Es un libro entretenido que se lee rápido. Nada más. Ni nada menos.

Acá les dejo la entrevista que le hizo La Contra:

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Intruseando librerías

18 12 2011

Hemos recorrido muchas librerías del centro de Santiasco. Aquellas de Huérfanos y Merced. Descubrimos una, medianamente pequeñita,  con una gran colección de volúmenes dedicados al cine. La pequeña cinéfila casi enloqueció:


Mamá, mira un libro de Stanley Kubrick (…) Mira uno de Spielberg (…) ¡Cuestan “sólo” nueve lukas!. Mira, mira, mamá, mira: ¿Como hacer un documental? ¡1001 películas que hay que ver antes de morir!. El guión de Johny cien pesos, ¡Me eeeeencaaaanta Johny cien pesos! 
Mamá, cooooomprame esssste – imploraba ante cada libro que miraba.

Yo negándome a comprar nada. Si me pidiera algo tonto, no sé un CD de Justin Bieber no tendría problemas en decir que no con firmeza. Sin embargo, cuando lo que me pide es buena música, libros y pelis es más dificil ¿no?. Aún así me mantuve firme en mi negativa.

Ha sido muy lindo estos dos finde en Santiago. Hemos conversado mucho, paseando de aquí para allá. Simplemente gozando el estar juntas, (re) conociéndonos en esta otra etapa de su vida, entrando un poco en su mundo, dejando que me guié por el y, a la vez, abriéndole puertas, sugiriéndole caminos y posibilidades.

En esta etapa una es más necesaria que nunca, se debe aprender a estar sin ahogar, a admirar y acompañar sin afixiar, sin castrar. Es (re) inventarse como madre.

¡Como se me crece esta niña! Se convierte en golondrina ante mis ojos y solo me queda acompañarla y admirarla mientras va probando sus alas para alzar el vuelo.





La música, un lenguaje a educar

18 12 2011

Cristián Warnken ha escrito una interesante columna en su blog reclamando por la reducción de las horas de música en los colegios chilenos (dato que no he podido corroborar). Llama la atención sobre esta situación apoyándose en Nietzsche: “Sin la música, la vida sería un error”. Copio aquí un comentario que dejé en su blog:

Mi hija en el colegio ha debido de leer la Odisea, El Cid, Bernarda Alba, La Metamorfosis. En cada caso su “estudio” ha sido un asesinato literario, preguntando por datos factuales irrelevantes y perdiendo completamente el fondo de la cuestión. Por dos años opté por desescolarizar a mis hijos y los emborrachamos de arte, literatura, ciencias e historia, ahora pueden resistir la rutinaria vida escolar pues sé que ya han bebido de lo bueno. El problema es ¿Cuántos niños pueden acceder a ese tipo capital cultural si no es a través de su educación escolar? Mineduc, administradores escolares y profesores debieran preguntarse cuando hacen énfasis en la lectura: aprender a leer y sumar ¿para qué? ¿Para leerse a sí mismo, a los otros y al mundo? Entonces necesitas leer más allá de las palabras, necesitas tener categorías con las cuales leer escribir la vida: música, artes visuales, filosofía. Pero ¿Es lo que se quiere que lean y cuenten? Sospecho que la intención se acerca más a un espíritu geométrico que a uno de fineza. Vuelvo a preguntarme queremos que lean, vean y escuchen: ¿Para qué?

Lee el resto de esta entrada »





Sita sings the Blues

6 12 2011

Puedes verla on line o en pantalla grande el Domingo 18 a las 12 hrs en el Teatro Nescafé de las Artes








A %d blogueros les gusta esto: